jueves, 14 de febrero de 2013

Aquel tonto niño murió.

Y pensar que me dije a mi mismo no volver a escribir inspirándome en ella, pues aquí estoy, no se la verdad por que vuelvo a escribir, quien sabe, en estos momentos me veo a mi mismo frente al ordenador sin hacer nada y es penoso lo se, un 14 de febrero, uno mas en mi vida, completamente igual, no sé.

Me perderé en mis pensamientos, trato de buscar distracción alguna para no caer en esa depresión que tanto me gusta y a la vez odio.
Me volvió a hablar, y mi reacción fue totalmente diferente, pero a la vez ese pequeño e insensato niño que tengo dentro de mi se ilusiono, me veía a mi yo pequeño saltar de alegría e insistiendo me que me alegrase con el. Pues ya no, así de simple es. decidí cambiar de habitación en mi mente, dejando a ese pequeño alegrarse, mientras mas avanzaba y me adentraba en la realidad, ese niño caía en el olvido.

Si lo supere, se podría decir que al fin lo supere, pero a su vez el recuerdo nunca se ira, y es por eso que es doloroso, es de ahí la frase: "Perdono, pero nunca olvido".

Escribir cosas es confuso para mi ahora, las palabras fluyen y tecleo sin pensar, no se, tal vez publique este post así nada mas, sin preocuparme de nada.

No me importa si lo leen, muchos no me conocen y yo mismo no me conozco bien.

Me dieron ganas de largarme de este lugar donde estoy sentado, de mandar a la mierda toda la felicidad que  doy a los demás, es porque eso es una mascara, asi de simple.

Para mi, mi vida ha sido un engaño, un sueño, del cual ya quiero despertar.
Mientras que ese niño pequeño muere en la ilusión, yo vivo en la depresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.